Categorías
Críticas

Pensaba tenerlo tan claro: Ases Falsos – Tacto (2020) – Crítica Musical

Por: NICOLÁS OLIVARES

Como una mujer embarazada dando a luz a mellizos a doce mil metros de altura en un avión con turbulencias. Creo que es la forma más metafórica que puedo encontrar para hablar de las condiciones en la que Ases Falsos liberó el pasado 9 de octubre sus dos álbumes de estudio, “Tacto” y “Chocadito” (del que mi querido compañero Joaquín Torres habló la semana pasada).

Situación tensa pero no anómala para el líder de la agrupación Cristóbal Briceño que en este año, además de liberar la no despreciable cantidad de cuatro álbumes de estudio, sumándose a estos dos mellizos, “Polvareda” el disco debut de Los Castigos, y su más reciente disco solista “En mi rincón“, volvió a verse involucrado en polémicas más que controversiales en la escena musical chilena. Aún así la banda siguió moviéndose con la fecha del disco ya agendada, liberando dos singulares proyectos como su “Especial de recogimiento” o el interesante y atrapante radioteatro “Cordero al Matadero” (les encargo la carita de sorpresa que tuve cuando me enteré que el actor que hace del Sargento era el mismísimo “Cochiguaz”).

Fuera de toda esta conmoción, el día de hoy lo que nos convoca es “Tacto“, disco producido por Martín Del Real (Ases Falsos, Fother Muckers, Teleradio Donoso), y compuesto a dúo por Del Real y Cristóbal Briceño.

El sonido en el que se engloba Tacto se ve patentemente representado desde el primer segundo, y hace muchísimo sentido al ver la dupla compositiva encargada de extrudir los nueve temas que componen este LP. Y digo desde el primer segundo, porque el primer corte, “Eres una bomba“, deja ver la imponente influencia de la sonoridad funky y reminiscente de la música disco de Martín Del Real, junto a la sensibilidad pop y de cantautor de Briceño, elementos que al fin y al cabo le terminan dando su identidad al disco.

La prolijidad con la que suele trabajar Del Real, demostrada en los trabajos de Ases Falsos donde él ha ”metido mano” en la producción, es el gran diferenciador de este disco con su hermano “Chocadito“, en el cual su definición impredecible y ecléctica despierta un interés en el auditor, pero que falla en entregarle una idea constante y unificada en la que apoyarse. En este sentido, Tacto es un disco que posee a su naturaleza cohesionada como una de sus mayores virtudes, pero dejando espacios libres para que los integrantes del conjunto liderado por Briceño pueda dar rienda suelta a su calidad musical. Por un lado, Chocadito utiliza su sonido más cercano al “en vivo” como vehículo para lograr este último propósito, mientras que Tacto ocupa todo el universo de recursos que permite el trabajo de producción musical y los exprime hasta el máximo.

No es que el larga duración se vaya ”desinflando” a medida de que avanza el tracklist, pero sí debo admitir que la primera mitad, conformada por los primeros cuatro temas, es un compendio de canciones redondísimas, donde la mayoría están entre mis favoritas del proyecto.

Eres una bomba” ya antes mencionada, es una canción muy bailable, con un potente motivo central de guitarras funk, arreglos de cuerdas y una gran performance vocal de Briceño. “Todo pa qué” un tema pop rock precioso, con una intro de guitarras reverberantes, y donde destaca su muy buen y pegajoso coro. El grupo experimenta con ritmos electrónicos en “Nadie nunca nos extraña“, y se anota una tremenda colaboración con Coni Lewin en “Como quieres que no me enoje“, donde la voz de la ex-Supernova es la total protagonista, rol distinto a la anterior colaboración de Lewin con Briceño, la “pimpinelística” Me cargaste, donde las voces de ambos cantantes hacen un interesante contrapunto.

No sé si sea intencional o no, pero noto un pequeño guiño a “Let’s Groove” de Earth, Wind & Fire en “Como quieres que no me enoje“. Sea a propósito a no, me gusta mucho como entra aquel bajo sintetizado, añadiendo elementos a las influencias dance/funky del álbum.

El resto de las canciones también tienen elementos interesantes, aunque carecen de la capacidad de las anteriores de engancharme de forma instantánea, aunque sigue habiendo momentos muy cautivadores, como la renovada versión de “Yo sí estoy en guerra“, canción que los Ases lanzarían a tan solo una semana de empezado el estallido social, y a la que la banda, a través de un trabajo más minucioso en su musicalidad, entrega una nueva vida a un tema que yo consideraba bastante más “del montón” aparte de su interesante letra. Además, destaco el gran coro que se marca Briceño en “Noche falsa“, digna de un hitazo radial, y la grandiosa entrada de bajo en “Otro invierno en el infierno“, a cargo de Simón Sánchez.

Las canciones restantes, “La lucha diaria” y “Tigre” son buenas, pero no me llaman poderosamente la atención, hubiese esperado un cierre con una canción con más poder, aunque en verdad, pocas veces he estado conforme en como los Ases cierran sus discos, pero ese es otro tema.

En el aspecto netamente lírico, creo que el disco no está ni bien ni mal. Briceño como letrista algunas veces se marca unos momentos deslumbrantes, pero en algunos temas reina la inconsistencia. “Tigre“, por ejemplo, me genera un poco de ruido, ya que encuentro que es una letra llena de clichés, y de hecho, parte de ella está construida en base a refranes populares, pero a pesar de que no me guste mucho, valoro la intención de crear algo más sofisticado en base a algo tan mundano.

También tenemos otro ejemplo en “Yo sí estoy en guerra” donde se rompe el tono combativo y desolador con un puente como “Nadie te quiere, solo tu familia y por puro que tení plata“, que tampoco me parece atroz, pero sí le resta un poco de seriedad al fragmento que viene, y que es uno de mis versos favoritos de los Ases Falsos en general: “Esta noche se tortura, en más de un rincón de mi ciudad oscura“, que me parece una línea fabulosa. En cuanto a mis piezas favoritas del disco, creo que “Todo pa qué” está bien construída liricamente, y “Nadie nunca nos extraña” hace que Briceño regrese a su forma más clásica de escribir, creando y transformándonos a mundos muy bien ilustrados, imprimiendo esa narrativa en los temas.

En resumen, creo que Tacto está lejos de ser un disco deslumbrante, pero que sí se posiciona entre uno de mis favoritos del grupo. A su vez, creo que sigue de gran manera el hilo que la banda empezó a recobrar con su anterior disco “Mala Fama“, lanzado después del cuestionado “El hombre puede”, disco que a pesar de que no me disgusta, siento que es un álbum en el que nada logra encajar, ni las canciones en el disco, ni aquel LP en la discografia de los Ases. Sin embargo, desde Mala Fama creo que estos tres discos han sido relativamente buenos, y donde se ha hecho un gran avance de la mano de los teclados de Francisco Rojas, y los incesantes traquidos de la batería del gran Chimbe.

Respecto a la teoría elaborada por nuestro amigo Joaquín en la review de Chocadito, en la que señala que aquel disco y Tacto son como siameses, yo prefiero ilustrarlo con otro ejemplo. Tacto y Chocadito son como dos hermanos gemelos criados por distintas familias, conservan aquella genética, la esencia, nos encontramos con una idea común en las dos producciones, pero estas están ejecutadas de una forma bastante diferente una de la otra, y si tengo que quedarme con uno, lo más probable es que sea con Tacto.

Mi calificación para este disco es de 7 de 10.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s